Cuando el mundo te inunda de fatalidad,
Y te agobia la vida con su mucho afán,
Y se llena tu alma de preocupación,
Y se seca la fuente de tu corazó...